En Café para la Oficina somos amantes del café, un producto gastronómico que se consume a nivel mundial y apreciado por muchas culturas en las que se ha creado un ritual social entorno a esta bebida. El café torrefacto solo se consume en algunos países entre ellos España y Portugal, pero ¿qué diferencias encontramos entre el café natural y el torrefacto?

El café torrefacto es una variedad de café que se consigue añadiendo un 15% de azúcar cuando se realiza el tostado, en ese momento el azúcar se adhiere a los granos de café cuando se carameliza. Normalmente se consume el café en grano mezclando diferentes proporciones de café torrefacto y café natural.

Si estás pensando cual es el mejor café para tu oficina, que sea delicioso y saludable te explicamos 4 razones por las que elegir café natural en lugar de torrefacto.

El sabor y el aroma

Se cree que el café torrefacto preserva mejor el sabor y el aroma original del café, pero se ha demostrado que el azúcar al carbonizarse enmascara las cualidades del café como el aroma por lo que solos se utiliza en café de poca calidad.

La materia prima

El café torrefacto en España se originó en la época de la posguerra dada la escasez café y la dificultad de encontrarlo a un precio asequible. En ese momento se optó por mezclarlo con azúcar para conseguir una versión más asequible.

Un 15% menos de café

El café torrefacto contiene un 15% menos de café, pero se obtiene una bebida más amarga y oscura por lo que es percibido por el consumidor como un café más fuerte, aunque se utiliza una cantidad inferior para su elaboración. Así los consumidores habituados a tomar café torrefacto están acostumbrados a tomar un café muy oscuro que parece más cargado por lo que seguramente el café natural lo perciben como más suave.

La calidad

El azúcar tostado tiene un sabor muy característico que se impone al aroma del café, más sutil, de esta manera el café torrefacto se hace habitualmente con café de peor calidad. En cambio, el café natural conserva los sabores y aromas mejor y se puede distinguir entre los diferentes orígenes y calidades del café. El café torrefacto puede disfrazar el sabor del café natural por lo que se utilizan granos de café de baja calidad.

En Café para la Oficina apostamos por un café natural 100% sin aditivos y de primera calidad para que puedas tomar un café recién molido en tu oficina.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *